6 principios del triatlón que no debes romper

Tener la motivación y la disciplina para mejorar como triatleta en tus entrenamientos. Ya sea para un triatlón de velocidad, de distancia olímpica o de un Ironman, científicamente probados, los entrenamientos de tu calendario son solo la punta del iceberg basada en estos seis principios fundamentales del entrenamiento de triatlón.

Estrés

En términos de entrenamiento, el estrés significa que se necesita una carga de trabajo aplicada cuidadosa y selectivamente en tu cuerpo para obtener adaptaciones positivas en el sistema bajo estrés. La forma en que aplicas el estrés debe depender de las adaptaciones que estés buscando.

La aplicación selectiva significa que, ante todo, debes enfatizar los sistemas correctos. Si necesitas mejorar tu resistencia aeróbica, salir y hacer un montón de intervalos anaeróbicos no te hará mucho bien.

Cuidadosamente aplicado significa que también debes considerar la cantidad de estrés aplicado. Tu cuerpo y tus sistemas fisiológicos cuanto se pueden adaptar. Por lo tanto, es completamente innecesario hacer algo que esté más allá de tu capacidad actual, ya que esto no resultará en ninguna mejora más que una sobrecarga más.

Por ejemplo, no hagas una salida en bici de 6 horas si la salida más larga que has realizado es de 3 horas. Acumula gradualmente durante un período de tiempo más largo y obtendrás todos los beneficios, y además minimizarás los riesgos de lesiones y sobre entrenamiento.

Recuperación

“Los entrenamientos no te hacen más fuerte. Recuperarse de los entrenamientos es lo que te hace más fuerte”.

Esto es cierto en cualquier actividad física. Pero la recuperación no solo se basa en la no actividad. La recuperación en el entrenamiento de triatlón consiste en el descanso.

Durante los entrenamientos
Entre entrenamientos
Entre bloques de entrenamiento
Entre períodos de entrenamiento

Las adaptaciones que expusimos anteriormente ocurren principalmente cuando te estás recuperando entre entrenamientos. Obviamente, esto incluye dormir, Pero también todas tus otras actividades diarias. Si tiene un trabajo diario en el que estás activo físicamente, tu recuperación diaria no es tan completa como en los trabajos de escritorio sedentarios, y debes tener esto en cuenta en tu entrenamiento.

“Un entrenamiento es tan bueno como tu habilidad para recuperarte”

La recuperación que se necesita entre los bloques de entrenamiento, por lo general, toman la forma de semanas de descanso. La frecuencia con la que se necesitan semanas de descanso y la reducción de este periodo, depende del individuo, la edad, el nivel de condición física y la intensidad de los bloques anteriores. Durante los períodos de entrenamiento intenso, es probable que desee programar semanas de recuperación al menos cada cuatro semanas.

Además, la recuperación es necesaria entre los períodos de entrenamiento. En otras palabras, necesitas unas vacaciones. Cuando hayas terminado con las competiciones del año, asegúrese de tomarte un tiempo libre de entrenamiento estructurado para recargar tus baterías físicas y mentales. Además, si tienes una temporada de carreras muy larga, puedes incluir un periodo corto de vacaciones en el medio, por ejemplo, justo después de tu primera competición así tiene dos periodos de vacaciones en el calendario.

Finalmente, se necesita una recuperación de un tipo diferente durante los entrenamientos. El propósito de esta recuperación es diferente, ya que no se busca ninguna adaptación fisiológica en estos períodos que dura del orden de segundos a minutos. Por el contrario, te permiten realizar una mayor cantidad de trabajo total a alta intensidad, por lo que puedes maximizar las mejoras que obtienes durante la recuperación real después del entrenamiento.

Constancia

Lo escucharás una y otra vez, pero la constancia realmente es la clave en los deportes de resistencia. Está científicamente comprobado que se entrena más rápido de lo que se reconstruye tu estado físico, lo que significa que obviamente debes evitar el sobreentrenamiento. Hay algunas excepciones, cuando paramos en los períodos de recuperación después de las carreras y fuera de temporada, pero esa parada no es mala. Solo  nos queda para ello minimizarlo y controlarlo.

La buena noticia es que puede se puede mantener una buena forma física con una cantidad moderada de entrenamiento.

Un poco hace mucho“. Sin embargo, cuanto más altos sean tus niveles de condición física, más mantenimiento tendrá que hacer para evitar el desentrenamiento.

Finalmente, el peligro de la constancia es la lesión.

¡Quieres evitar lesiones a toda costa!

Si esto significa omitir un par de horas de entrenamiento a la semana para hacer un trabajo preventivo como el de fuerza y el acondicionamiento (¡esto es algo imprescindible en tu plan de todos modos!), recibir un masaje o hacer estiramientos, todo esto merece la pena.