Levantarse a por agua o hacer abdominales en la silla del escritorio son algunos ejercicios sencillos que activan la musculatura y reducen el entumecimiento de los músculos .

Son sencillos, no llevan mucho tiempo y te ayudan a “despertar” cuando sientes que no tienes ganas ni fuerzas para moverte. Memorízalos para evitar, los tan habituales, dolores de espalda. Basta con dedicar 10 minutos al día a hacer estiramientos a lo largo de la jornada laboral. Ni siquiera hace falta que te alejes mucho de tu lugar de trabajo. Tu escritorio, tu silla o incluso cualquier cosa que tenas encima de la mesa, como por ejemplo una botella de agua, son lugares y objetos susceptibles de ayudarte a estar en forma y alejar de tu vida el sedentarismo. Mas información: marie-claire.es