Hoy me gustaría compartir con todos ustedes mi experiencia con una nueva cinta de correr, la cinta Curve de Woodway. Espero que este post no les parezca publicitario, pero realmente es una máquina novedosa en el mercado y creo que es importante que conozcan el porqué.

Primeros Pasos
La principal diferencia de la cinta Curve con el resto de las que puede encontrar en el mercado, es su ausencia de motor para mover el tapiz, siendo nuestra pisada la que realmente impulsa el tapiz hacia atrás en cada zancada. Pero lo más novedoso es la forma de este tapiz, al estar diseñado en curva al pisar en la parte superior de esta imprimimos la velocidad al tapiz de una forma muy natural, y es sorprendente la velocidad de respuesta de la cinta a nuestros impulsos, ya que en muy pocos segundos podemos pasar de caminar a realizar un sprint a máxima potencia, y lo mismo ocurre a la hora de frenar, basta con disminuir el ritmo de carrera para que la cinta reduzca la velocidad en muy poco tiempo. Francamente, la sensación es de total libertad pudiendo acelerar y frenar simplemente corriendo.
 
Obviamente, al ser diferente a lo que estamos acostumbrados a hacer, requiere un pequeño proceso de aprendizaje que será más corto o más largo dependiendo de cada uno de nosotros, y de lo rápido que venzamos al miedo de correr en la cinta Curve de Woodway. Y digo miedo, porque he de confesar que la primera vez que corrí en ella sentí como si la cinta no parase de acelerar nunca y no sabía cómo pararla, acabando mi primera intentona de carrera agarrado a las barras laterales y dando un salto para salir de la cinta. Es por esto que recomiendo encarecidamente que NADIE corra por primera vez en la cinta Curve SIN SUPERVISIÓN. Después de esto debo decir que la curva de aprendizaje fue muy rápida, y al empezar a entrenar a gente en Curve ha reafirmado mi experiencia, todos mis alumnos/as aprenden rápidamente a correr en Curve sin ningún tipo de peligro.
 
Entrenamiento
El trabajo en Curve es mucho más intenso que en una cinta normal. El fabricante asegura que el gasto calórico es hasta un 30% mayor, y aquí os dejo un estudio del NSCA donde parece demostrarse. Personalmente suelo correr habitualmente unos 40’ en una cinta Matrix Virtual Active a una velocidad media de 14,0 km/h y con un 1% de inclinación, y corriendo en la cinta Curve mi velocidad media se sitúa en los 11,0 km/h y me cuesta mucho trabajo completar los 40’ (de hecho aún no he pasado de 30’). La sensación, con menos tiempo de trabajo, es de haber entrenado mucho más comparado a una cinta convencional, e incluso me atrevería a decir que corriendo al aire libre.
Por esta razón, recomendaría a todo aquel que empiece a utilizar una Curve, pero especialmente a los no entrenados, empezar con solo 5’ de carrera continua para empezar a coger sensaciones antes de quedar muy agotado, y que nadie se desanime por ver su velocidad de carrera disminuida, la velocidad en Curve debe ser tomada como una referencia para su uso en esa máquina, y tranquilos, cuando corramos en cinta normal o al aire libre comprobaremos como nuestra velocidad permanecerá igual o incluso mejorada.
 
A nivel muscular, al bajarte de la cinta Curve lo primero que sientes (después del agotamiento físico) son tus isquiotibiales y tus gemelos. Los isquiotibiales trabajan mucho más por la tracción que tienes que hacer del tapiz en cada zancada (tracción que apenas existe en cinta convencional), y los gemelos trabajan, además de por la tracción, por la ligera pendiente que tiene la cinta Curve, ya que hace que nuestro pie este siempre activo en la zancada y, especialmente, en el momento de la última impulsión antes de que el pie abandone el suelo, evitando el efecto de arrastrar el pie que mucha gente hace al correr. Para explicarme mejor, aunque el talón toque lo primero en el tapiz (especialmente a velocidades bajas), la transición al apoyo del metatarso es casi obligada por la forma de la cinta, lo que imprime mucha mayor fuerza a cada zancada. Es importante no olvidar nunca que un tobillo flexible y fuerte es casi garantía de una buena zancada y velocidad de carrera.
Además, cuando queremos correr a altas velocidades en la cinta Curve, levantaremos casi sin darnos cuenta cada vez más nuestras rodillas, llegando esta flexión de pierna a prácticamente alinear rodilla y cadera, lo que nos ayudara enormemente a trabajar nuestra amplitud de zancada. Por lo que he explicado antes, y con el asesoramiento de un entrenador/a cualificado, la cinta Curve se convierte en una gran aliada para mejorar la técnica de carrera, tanto de principiantes como de atletas muy entrenados.
 
Las aplicaciones de Curve en el entrenamiento son muy diversas y entre ellas podemos señalar:
  • Entrenamiento Aeróbico (Cubriendo todo el espectro – Aeróbico alta, media y baja intensidad)
  • Entrenamiento Anaeróbico (Entrenamiento de velocidad)
  • Interval Training (Fartlek Training, cambios de ritmo, intervalos de tiempo, etc)
  • Técnica de Carrera (Arrancadas, aceleraciones progresivas, aceleraciones con saltos)
  • Entrenamiento de la máxima velocidad (Sprint).
  • Entrenamiento para absorber los impactos del suelo.
He de decir que donde más partido se le puede sacar a Curve es en el Interval Training y en los entrenamientos para velocidad. No es que no se puedan correr grandes distancias en Curve, se puede hacer y mucha gente lo hace, pero donde de verdad destacan en comparación a una cinta normal es en lo rápido que llegan a velocidades altas y lo rápido que podemos frenarla. En Curve puedes hacer una carrera rápida de 15” alcanzando los 16-18 km/h o más (dependiendo de cada uno) y frenar después en 2-3”, recuperar 30” andando y volver a empezar. En una cinta normal este entrenamiento es directamente imposible y, precisamente, aunque mucho piensen que no, es uno de los tipos de entrenamiento más beneficioso para todas las poblaciones (previa evaluación física. NADIE debería hacer un entrenamiento intervalado sin el asesoramiento de un profesional). La libertad de cambiar el ritmo a voluntad lleva los entrenamientos de condición física y resistencia al siguiente nivel. A continuación expongo un  Fartlek de 90” para quien quiera empezar a practicar:
Ejemplo de Entrenamiento Intervalado de 90 segundos:
 
 

  • Caminar 15 segundos
  • Trotar 15 segundos
  • Correr 10 segundos
  • Correr rápido 5 segundos
  • Caminar 15 segundos
  • Trotar 10 segundos
  • Correr 10 segundos
  • Sprint 5 segundos
  • Decelerar y descansar 30 segundos
  • Repetir como máximo 10 veces.
 
Con Curve podemos hacer entrenamientos simplemente imposibles de hacer en una cinta normal, por los continuos cambios en el ritmo de carrera.
Otro posible entrenamiento un poco más duro podría ser:
          20” Andando, 20” Trotando, 20” Corriendo. Repetir durante 10’, 20’ o 30’.
En referencia al entrenamiento de la velocidad decir que la cinta Curve aguanta velocidades de hasta casi los 30 km/h, con la particularidad de que son en ligera subida, por lo que hasta los atletas más veloces podrán entrenar en ella.
 
Si alguien tiene alguna consulta sobre entrenamiento solo tiene que escribirme o mandar un comentario.
Personas con problemas de rodilla, tobillo o espalda, seguramente disfruten de entrenar en la Curve debido a la ligera elevación de la superficie, ya que parece mantener al atleta en un estado de dorsiflexión en el tobillo, que parece reducir la fuerza de impacto cuando el pie toca el suelo. Esto necesita ser estudiado, pero las personas con estos problemas que han probado el entrenamiento en Curve, muestran sentirse mejor el día siguiente a correr en Curve, a comparación con hacer carrera normal.
 
Consideraciones finales
No recomendaría la cinta Curve para:
  • Personas no entrenadas y sin supervision. Puede aumentar la velocidad tan rápido que puede que la persona no sea capaz de correr tan rápido con el consiguiente riesgo de caidas u otras lesions.
  • Las personas muy pesadas no deberían correr rápido, por el aumento de riesgo de lesión en isquiotibiales, gemelos o flexor de cadera.
  • Personas que estén volviendo a la práctica deportiva después de una lesión en la pierna, deberían abstenerse de su uso hasta no recuperar la funcionalidad, pues un incremento muy rápido de la velocidad podría agravar la lesión.
Resumiendo los beneficios podemos señalar:
Aumento del gasto calórica (+30%). Estudio del NSCA
Mejora en la amplitud de zancada.
Reducción del impacto en los apoyos. Estudio ACSM presiones del pie
Mejora de la técnica de carrera en general.
– Beneficios fisiológicos en el entrenamiento submáximo. Estudio NSCA carrera submáxima
 
 
CONCLUSIÓN
¿A partir de ahora voy a correr solamente en Curve? Definitivamente, NO. Creo que Curve es un gran avance y que permite realizar muchos entrenamientos de manera más efectiva, pero creo firmemente en la combinación de todos los medios. Si quiero hacer un trabajo intervalado o de velocidad, no lo dudo, elijo Curve, es lo mejor que he probado con diferencia. Si quiero hacer una carrera continua fuerte, dependiendo de mi estado de ánimo y energía elegiría Curve o una cinta motorizada, aunque siendo sinceros, si la carrera continua es de más de 30’ creo que me iría a mi Matrix Virtual Active. Si quisiera hacer una carrera de descarga siempre elegiría una cinta motorizada. Todo depende del momento y del objetivo del entrenamiento, el resto son medios para conseguir esos objetivos.
 
Y, por supuesto, no olvidéis que todos estos entrenamientos pueden realizarse al aire libre, especialmente si el día es soleado y con una temperatura agradable. Un saludo y os dejo un video donde podeis ver la cinta Curve en acción.