Domingo día 26 de Febrero, amanece pronto por los nervios del estreno, sobre las 7 de la mañana me decido finalmente a levantarme de la cama y empiezo a dar vueltas por la casa y sacar a pasear a mi perrita, al poco se levanta Sio y comienza a preparar el desayuno (barrita con Tomate, plátano y un potente café): “vete preparándote que yo me encargo”, me dice, mientras tanto yo empiezo a revisar la bici (lo básico, ya que tampoco doy para mucho más), hincho las ruedas, platos…
Terminamos de desayunar y nos ponemos en camino. De camino apenas hablo ya que cada vez estoy más nervioso.
Llegamos a Rivas, y aparcamos el coche y de camino a la zona de recogida de dorsales… vamos pasando por todo el recorrido, en uno de los puntos de la bicicleta, nos encontramos con un participante de otra serie que HA PINCHADO, y el pobre pide a todos los que pasamos una bomba para inflarla, pero ninguno teníamos de los que allí pasábamos, entonces me vuelven los nervios: ” oh Dios, y si pincho”. Seguimos subiendo hacia la zona de recogida de dorsales, y Sio con su madre, se encargan de hablarme y contarme cosas para que me vaya relajando.
Llegamos al punto de recogida de dorsales, nos registramos y cogemos la bolsa con todo, ponemos las pegatinas en su sitios (o al menos en donde veíamos que los ponían los demás participantes), y me dirijo a la zona de la transición de la bici para ir dejándola, junto con todo. Busco donde está mi sitio y la cuelgo, voy dejando las zapatillas, casco, bidón con agua… y de repente llega una chica de la organización y me dice, perdona debes colocarla del otro lado ese es el lado de los impares, “OOOOPPPPPSSSSSSS” fallo de principiante.
Salgo de la zona de transición y me dirijo hacia donde está mi grupo de fans (2, Sio y su mamá), seguimos hablando y nos vamos haciendo fotos y ahora si que me empiezo a poner nervioso, empiezo a pensar en muchas cosas: “COÑO!!!!!, no deje colocado bien la velocidad, y OSTRAS!!!! no puse la pegatina en el casco, vuelvo dentro y preparo todo esto (bici y casco).

Voy a los vestuarios a prepararme y cuando salgo quedan unos 20 minutos, ahora empiezan las dudas, y ¿si no estoy preparado?, ¿y si hago el ridículo?, en una de estas que salgo de mis pensamientos y empiezo a ver a la gente calentando, y decido ponerme a ello ya que de tantos nervios ni me acordaba.

Caliento y nos llaman ya a filas, le doy un beso a Sio y voy para allá. Ya en salida, se me acerca Norman (que por aquel entonces, no nos conocíamos aún):
” Hola, de Zagros”, y empezamos a hablar un poco, y le comento que soy novato y que estoy un poco de los nervios.
 Yo creo que núnca podré agradecer lo suficiente a Norman, el haberlo encontrado, y haber tenido un guía en mi primer duathlon :
GRACIAS NORMAN.
Se acerca el momento y Norman me dice que vayamos un poquito hacia el grupo.
Nos metemos un poco y PUM!!!!!
Comienza la carrera, empezamos a lo que aparentemente parecía buen ritmo, pero la verdad era que la gente nos pasaba y los de delante se distanciaban, no quería volverme loco y en mi cabeza resonaban las palabras de Norman y Paul, de ves de menos a más.. tras varios kilometros me da por mirar la media y miro la media y el tiempo que llevaba, y mis mejores marcas:
estábamos corriendo entre 4:17 y 4:23 el kilometro, seguimos corriendo a buen ritmo (esa media) cuando queda poco más de 1/2 kilómetro para la transición decido tomarme un Gel, ya que no había tomado nada desde el desayuno, terminamos los 5 km y comienza mi primera transición real, llego, me quito las zapatillas, me pongo las de la bici, el casco, cojo la bici y para allí que vamos, salgo y tengo problemas al principio por los nervios con las velocidades (algo que se me repitió durante toda la zona de la bici, por los nervios y que siendo objetivos también se debe al haber salido 5 veces con la bici), pero al final consigo estabilizar y empiezo a tirar de forma normal, voy adelantando gente pero con cautela, (me resuena en la cabeza otro gran consejo de mi compañero de Duathlon: Cuidado en la bici son 3 vueltas y la gente aprieta mucho al principio y en la última vuelta se vienen abajo) y lo dicho, en la última vuelta recupero bastante respecto a la gente que tenía por delante.
Me quedan 2 km para terminar la zona de la bici y me tomo el último gel, y vamos para la última transición, la que yo denomino la del “pato”, me bajo de la bici y voy haciendo algo que a día de hoy no tengo muy claro que es, intentaba correr pero era como a cámara lenta, con la sensación de que me iba a caer.
Cuelgo la bici, me quito el casco, las calas… y me pongo las zapatillas, y vamos… ya sólo queda un empujón más, los primeros metros, tras bajar de la bici y empezar a correr, parece que los cuadriceps te van a reventar y que no puedes correr bien y te sientes como agarrotado, además esa zona justo era cuesta arriba, ya poco más o menos a los 400 metros me estabilizo con la carrera, y voy descontando metros y para mi sorpresa, los dos últimos kilómetros aún con mis sensaciones corriendo fueron a 4:19 y 4:15, los mejores sobre todo el último. Piso la alfombra roja de llegada y me siento tremendo, 1:16;58. Increíble mi sensación, para mi cruzar esa línea significaba muchísimas cosas, el dejar atrás muchas cosas muy malas, y mucho sufrimiento y dar paso a mi nueva vida, a la cual quiero agradecer públicamente a Sio su apoyo por que sin ella no hubiera sido posible, porque además sin yo querer fue quien me metió en este mundo y me ha hecho salir adelante. Gracias amor.

 

Santiago Henríquez Canela