Efecto Memoria en el Entrenamiento

Cuando estamos un tiempo sin entrenar y perdemos nuestra mejor forma, siempre tenemos miedo al primer día de actividad física, pero sin embargo sentimos que conseguimos los resultados mucho más rápido que la primera vez que entrenamos. Popularmente se dice que el “músculo tiene memoria” y por eso volvemos a coger antes la forma física. Vamos a tratar de analizar este Efecto Memoria desde dos puntos de vista, y saber si existe o no.

Efecto memoria psicológico

Cuando aprendemos una habilidad motora como montar en bici, correr, nadar, bailar, …, activamos un proceso distinto de memoria al que utilizamos cuando aprendemos otras cosas como “París capital de Francia”. Este proceso de aprendizaje provoca una mejor conducción de los impulsos hacía los músculos que deben contraerse y relajarse en cada momento, pero además demuestra tener una permanencia prácticamente inalterable.

Todos/as experimentamos este efecto en nuestra vida cuando, por ejemplo, aprendemos a montar en bicicleta. Da igual el tiempo que llevemos sin practicar, cuando volvemos a montarnos en nuestra bici seguimos sabiendo como movernos, y en pocos momentos recuperamos incluso un nivel de destreza similar al que teníamos. Incluso en pacientes con amnesia severa, incapaces de construir nuevos recuerdos, las destrezas motoras permanecen.

Cuando volvemos a entrenar nuestro cerebro ya conoce los ejercicios, por lo que no tiene que volver a realizar todo el aprendizaje motor previo, y no solo eso, es mucho más fácil aprender nuevos ejercicios cada vez más complicados.
Para conocer más recomiendo encarecidamente la lectura de este artículo de Oxford University.

Efecto memoria fisiológico

Al realizar un entrenamiento de fuerza se produce un daño muscular a pequeña escala, lo que provoca una inflamación en la zona por el mecanismo de supercompensación. Esta inflamación va a aumentar la circulación en la zona, llevando nutrientes y otras sustancias para reparar el tejido dañado. Este mecanismo provoca la activación de las Células Satélite. Estás células darán su núcleo a la fibra muscular o se transformarán en nuevas fibras musculares, aumentando nuestra sección muscular. Todo este proceso es fundamental en el aumento de nuestra sección muscular y, por tanto, de la fuerza.

Sorprendentemente encontramos que, aunque después de un tiempo sin entrenar sintamos nuestros músculos más pequeños y débiles, los núcleos celulares se mantienen hasta tres meses de inactividad, por lo que cuando volvemos a entrenar nuestros músculos van a ser proclives a volver a su anterior estado porque hay un paso del proceso que nos podemos “saltar”.

Conclusión

Más allá de la sabiduría popular, que es muy grande, vemos que el Efecto Memoria de los Músculos existe como tal,

celulas satelite memoria

y es un factor muy importante a tener en cuenta cuando volvemos al entrenamiento después de un tiempo de inactividad. Además, es una gran noticia para todos/as los que piensan que perdemos todo en cuanto dejamos de entrenar. El entrenamiento nunca cae en saco roto.