La importancia de los brazos en el running.

Cuando entrenamos la carrera, muchas veces olvidamos entrenar otras partes importantes a la hora de correr, como el core o los brazos, estos quizá, los más olvidados.

De echo cuando realizamos un maratón o carreras de distancias largas, al día siguiente, no solo nos duelen las piernas, en muchas ocasiones los hombros terminan doloridos.

Y si en las carreras de pista o urbanas tienen importancia, en las carreras de montaña, estos tienen aún muchísimo más ya que en los ascensos y descensos juegan una labor importantísima, como estabilizadores o incluso de apoyo en alguno de los casos, agarrándonos a ramas, rocas o diferentes partes del terreno. Y aún más relevancia cobran si utilizamos bastones en nuestras carreras o Trail de montaña.

Los brazos a la hora de correr nos aportan equilibrio y nos ayudarán en mejorar velocidad y eficiencia de carrera. Por ello, es importante tener una buena técnica y entrenarla.

Gesto Técnico de Braceo en Carrera.

Nuestros brazos deben ir relajados, evitaremos tensiones en los hombros, estos deben de estar relajados y los puños no deberíamos llevarlos cerrados, ni tampoco los dedos extendidos, evitando tensiones musculares, una buena posición de la mano, es imaginar que llevamos en la mano algo delicado que si apretamos podemos romper y si abrimos la mano puede caerse.

La posición de estos en una flexión en el codo de entre 90-110 grados y esta flexión debemos mantenerla durante el braceo, evitando la extensión-flexión del brazo, salvo una pequeña flexión en el ascenso del brazo y extensión en el descenso del brazo.

Los brazos pegados al costado, pero sin exagerar, no separes los brazos de tu costado, salvo en las carreras de montaña, que como antes hemos comentado nos servirán en los descensos como compensación de equilibrio, a la hora de separar los brazos del cuerpo.

Además, sin sobrepasar la línea media del cuerpo, si los brazos cruzan la línea media estaremos dañando nuestra columna, ya que aparecerán rotaciones exageradas en nuestras vertebras.

Nuestro braceo debe ayudarnos en la carrera y los brazos deben de subir y bajar, saber hasta donde elevar los brazos es sencillo. Mirando al frente realizamos el braceo, y por el rabillo del ojo, veremos aparecer nuestra mano en el ascenso del braceo, pues en ese preciso momento tendremos la altura de hasta donde elevar los brazos, en el descanso nuestra mano debería llegar hasta la altura de la cadera. Por tanto, siempre en nuestro braceo utilizaremos como referencia la mano y el codo.

Ejercicio de técnica de braceo en carrera

Un ejercicio sencillo que podemos aplicar en nuestra técnica y con el cual veremos la efectividad de nuestro braceo, sería este:

Siéntate en el suelo, con las piernas ligeramente flexionadas, y realiza el braceo como si corrieses, comienza a ritmo tranquilo y analítico siguiendo las premisas antes enumeradas. Para que puedas ver el efecto de nuestro braceo y la transmisión de este impulso al resto de tu cuerpo, simplemente acelera y percibirás como tu cuerpo se eleva dando pequeños botes sobre el suelo e incluso tu cuerpo debería avanzar.

Roberto Crespo.