Natación infantil

Importancia de la natación infantil

Una pregunta que me hacen mucho los papis que quieren traer a sus peques a natación es ¿Desde qué edad pueden empezar?

Desde Zagros apoyamos totalmente el deporte en la infancia y más si es un deporte tan completo y que aporta tantos beneficios a los niñ@s como es la natación.

Tenemos niñ@s desde los 6 meses de edad, hasta los 12 años, y después de esta respuesta la siguiente suele ser… ¿pero tan pequeñitos aprenden algo? ¡Por supuesto que sí! Además el agua caliente es un entorno muy agradable para ellos ya que es lo más parecido al líquido amniótico dentro de la barriga de la madre.

También les permite una libertad de movimientos en 3D que su falta de autonomía fuera del agua no les permite, esto les ayuda a mejorar la percepción espacial, la coordinación de movimientos y favorece la activación durante la clase y la relajación después del baño.

Aprovechando el reflejo natatorio hacemos que los peques aprendan a sumergirse de una forma más natural y menos traumática que en edades más avanzadas y enseñamos a los padres a jugar con los niñ@s en agua perdiendo el miedo “a hacerles daño”, para que todos disfruten de la actividad.

El aspecto lúdico de las clases hace que los niños desde edades tempranas relacionen el deporte con diversión, la forma de aprender sea más rápida y les apetezca venir a clase.

Otra de las preguntas más frecuentes es ¿Pero a qué edad comienzan a nadar realmente? Esta es una cuestión más complicada ya que cada niño es un mundo y depende no tanto de la edad cronológica como del desarrollo biológico de cada niñ@ (flotabilidad, resistencia, coordinación… Lo que sí es cierto es que desde la piscina de Zagros intentamos que los niños de cualquier edad aprendan a su ritmo con clases personalizadas y adaptadas a ellos.

Una de las formas más fáciles de hacer que un niño odie un deporte o el deporte en general, es obligarle a avanzar más rápido de lo que necesita en cada etapa aunque sea “el mejor de clase”. Los niños no son adultos en miniatura, son seres en evolución constante que necesitan adaptaciones enfocadas a su forma de aprender.

Por lo general y por mi propia experiencia de casi diez años entre los 3- 4 años los niños que llevan tiempo en natación empiezan a flotar sin ayudas y ser autónomos en el agua, este es el momento de comenzar trabajos de técnica, respiración… siempre mediante juegos, pero esto no quiere decir que a un niño de 5 años que no quiere nadar solo haya que obligarle o presionarle ya que eso llevará a que el niño se frustre y no avance, sino todo lo contrario.

Y ni que decir de los beneficios que la natación infantil tiene en edades más avanzadas, mejora la coordinación en edades en las que debido “al estirón” los niños se están adaptando a su nuevas medidas, la fuerza que también mejora los problemas de espalda, articulaciones… provocados por el crecimiento, ayuda mucho en el desarrollo psico-social y cognitivo y ayuda a quitar estrés y desconectar en épocas de exámenes, de más carga lectiva…

En resumen, la natación es uno de los deportes que se puede practicar desde edades más tempranas hasta personas de tercera edad con enormes beneficios.

Sheila Alonso
Instructora del Área de Piscina de Zagros Sports PE