¿Por qué empiezas correr?

Debido a que cada vez vamos tomando más conciencia de que hay que cuidarnos para llevar una mejor calidad de vida, y llegar a viejo en las mejores condiciones posibles, es uno de los motivos por el cual muchos deciden empezar a correr.
Muchas de las razones son por ejemplo; La idea de poder hacer algo al aire libre, y salvo invertir en unas zapatillas y ropa adecuada, es muy económico, lo hace muy atractivo. Y por si fuera poco, adelgaza, te ayuda a desconectar un momento de los problemas, te endurece el corazón, previene enfermedades. Otras ventajas, es que lo puedes hacer sólo o en compañía, bajo el sol o la luna, y en cualquier sitio que te encuentres.
Otros de los motivos que conducen a alguien a coger las zapatillas, es por sentir esa euforia sana que te da el corre. Porque hace que te superes, porque engancha y  además porque es un ejercicio que puede hacer casi todo el mundo.
Pero una cosa hay que tener clara. Correr no es fácil y las excusas y esa voz que no para de decirte ¿Pero que necesidad? Son los grandes obstáculos a la hora de querer empezar.
A la hora de correr, el esfuerzo que se emplea, no es igual para un hombre o para una mujer, como tampoco son iguales los objetivos. Por lo general, los hombres empiezan a correr para desconectar del ajetreo diario, y así, liberar estrés, pero para ellos se acaba convirtiendo en un reto deportivo y personal.
Sin embargo para ellas suele ser más por motivos de estética.

Antes de empezar es importante ser consciente de sí estamos bien de salud para hacerlo.
Si la dieta que sueles llevar es equilibrada y bebes lo recomendado para sobrellevar el cansancio y que en caso de atravesar por pájaras no te tumben.

Siempre hay que calentar antes de comenzar a correr. También es importantisimo nunca frenar en seco. Las pulsaciones las tenemos que bajar poco a poco para que nuestro cuerpo se acostumbre al reposo.
Muchas veces usamos excursas como ” Me duelen las rodillas” para no salir a correr.
La mayoría de las personas que se quejan de las articulaciones es porque corren en superficies demasiado duras, como asfalto u hormigón, y se vuelve nula al impacto la amortiguación. Hay que buscar siempre espacios verdes o de tierra. Y si no te queda más remedio que correr por las calles, cálzate unas zapatillas específicas para esa superficie.

A las mujeres es más común que les duelan las articulaciones, porque la anatomía y las hormonas femeninas las hacen menos aptas para el running que a los hombres, aunque todo eso, con tesón, lo suplen con creces. Porque para la carrera larga son mejores, rinden más.

En la carrera, la postura de los brazos es un hándicap tan importante como la zancada. Si los brazos no se mantienen paralelos al suelo y los vas cruzando, te vas a cansar más. Espalda erguida, cabeza recta, brazos en paralelo y una zancada corta pero cómoda.

Jose M. Prado